La RSC en las pymes: oportunidades y beneficios

En muchas ocasiones hemos oído decir que la Responsabilidad Social Corporativa (RSC) es un concepto orientado a las grandes empresas, y que a las pymes les queda grande su implementación. Obviamente, las personas que piensan o dicen esta afirmación demuestran un gran desconocimiento del concepto de la RSC, de las posibilidades de su implementación y los beneficios que esta genera, a las pymes, a la sociedad y al planeta.

¿Qué es la Responsabilidad Social Corporativa?

Según la definición de la Comisión Europea, en su “Libro Verde: fomentar un marco europeo para la responsabilidad social de las empresas” la RSC es:”…la integración voluntaria, por parte de las empresas de las preocupaciones sociales y ambientales en sus operaciones comerciales y en las relaciones con sus interlocutores”.

Ser socialmente responsable no significa cumplir plenamente con las obligaciones jurídicas, sino también ir más allá de su cumplimiento invirtiendo más en capital humano, el entorno y las relaciones con sus interlocutores”. En definitiva, ser una empresa socialmente responsable significa tener en cuenta las necesidades y expectativas de tus grupos de interés (trabajadores, clientes, consumidores, proveedores, comunidad local, medio ambiente…) e incorporarlas a la estrategia y a la gestión de la empresa.

En este sentido, la RSC para las pymes es una cuestión de responsabilidad, porque representan una parte muy importante del tejido empresarial mundial. Concretamente, según datos del Banco Mundial, las pymes representan más del 90% del tejido empresarial mundial y están al frente de la aportación del PIB global, generando más del 50% de la ocupación. En cuanto a España, según los datos del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo, el 99,9% de las empresas son pymes, generan el 66% de los puestos de trabajo y contribuyen alrededor del 62% del PIB.

Beneficios de integrar la RSC en las pymes

Pero al mismo tiempo, la Responsabilidad Social para las pymes representa la oportunidad de conseguir una serie de beneficios, entre los cuales destacan:

  • Mejora la gestión de riesgos financieros y no financieros.
  • Anticipación a nuevas obligaciones legales.
  • Fomenta la creatividad y la capacidad de innovación.
  • Mejora la capacidad de atraer y retener talento.
  • Aumenta la productividad y la competitividad.
  • Mejora la atracción de inversores.
  • Reduce gastos por el uso más eficiente de recursos, suministros, maquinaria, etc.
  • Mejora la imagen corporativa y el reconocimiento público.

Para conseguir estos beneficios, las pymes tienen que integrar la RSC en su estrategia y en sus actividades diarias, mediante la implementación de acciones socialmente responsables en los diferentes ámbitos de la Responsabilidad Social (Buen gobierno, económico, laboral, social y ambiental).

Buenas prácticas en RSC

A continuación se muestran una serie de empresas y sus buenas prácticas de RSC más relevantes:

Mutua de propietarios: organización del sector de los seguros, especialista en la protección y la cura de hogares, edificios y propiedades. La empresa ha implementado varias buenas prácticas, entre las cuales destacan:

  • La empresa participó en el Programa Empresas Responsables de Barcelona que impulsa Barcelona Activa y gestiona Ingeniería Social, donde elaboró un Plan de Acción de RSC.
  • Además, dispone del distintivo de la Etiqueta Responsable.
  • La organización elabora la memoria de RSC con una periodicidad bianual.
  • La empresa fomenta la conciliación de la vida laboral, familiar y personal de las personas trabajadoras, ofreciendo flexibilidad horaria de entrada y salida, fomentando el teletrabajo, y opción de jornada reducida a personas con hijos, entre otros.
  • Y por último, organiza diferentes acciones de colaboración con entidades sociales y ONGs.

Enginyeria Emser: empresa del sector de las telecomunicaciones, la ingeniería industrial y el desarrollo de Apps y software por empresas: Ha implementado diferentes buenas prácticas, entre las cuales destacan:

Estabanell y Pahisa: empresa del sector de la distribución, suministro y generación de energía eléctrica, ofrece un servicio de proximidad y calidad, y además, apuesta por la inversión en proyectos de energía renovable a diferentes países de América Latina. Entre sus prácticas socialmente responsables destacan:

  • La empresa participó en el Programa Empresas Responsables de Barcelona que impulsa Barcelona Activa y gestiona Ingeniería Social, donde elaboró un Plan de Acción de RSC.
  • Para cada nueva instalación realiza un estudio de impacto ambiental y asegura un correcto mantenimiento del sotobosque de sus tendidos eléctricos.
  • Participa en la difusión de la cultura patrocinando diferentes entidades como la Orquesta de la Cámara de Granollers o el Teatro Auditorio de Granollers, entre otros.
  • Y al mismo tiempo, impulsa la práctica del deporte entre los más pequeños colaborando con las categorías infantiles del Club Balonmano Granollers o el Club Granollers Esportiu de Basquet.
  • Además, impulsan a varios proyectos innovadores, como “Estabanell:movilidad” iniciativa para ofrecer puntos de carga para vehículos eléctricos, u otros proyectos europeos relacionados con energía verde y desarrollo del mundo rural.

Omplim: empresa que gestiona la promoción de edificios de viviendas en régimen de alquiler o venta con inversores de impacto y sociedades sin ánimo de lucro, para usuarios sensibilizados con la economía circular, la acción social, la responsabilidad empresarial que quieren vivir en edificios innovadores y energéticamente eficientes. Algunas de sus prácticas socialmente responsables más relevantes son:

 

La RSC es para todo tipo de empresas

Cómo se puede ver con estos ejemplos, la RSC no es un modelo de gestión orientado a las grandes empresas o al “greenwashing”, todo el contrario. La RSC es un modelo de gestión empresarial que se adapta a cualquier tipo de empresa u organización, y que representa una oportunidad para las pymes para mejorar  sus procesos y procedimientos, ser más productivas y competitivas, y, en definitiva, ser más sostenibles económica, social y ambientalmente.

 

Un momento clave para que las pymes integren la RSC 

El equipo de Ingeniería Social, con una experiencia de más de 12 años trabajando para el desarrollo sostenible, nos ofrecemos para acompañar a las pymes a incorporar criterios sociales y medioambientales en sus políticas y así, entre todas, aprovechar para hacer de este momento histórico una oportunidad real para construir un nuevo mundo más justo, igualitario y sostenible.

Share