Por qué las empresas con políticas RSC han afrontado mejor la crisis del COVID-19